4 de febrero de 2015

HoloLens: Microsoft sorprende con nuevos lentes

HoloLens

Microsoft presenta sus lentes HoloLens. Una alternativa que combina la apuesta de Google con el casco de realidad virtual Oculus. Con esta apuesta, demuestra que puede seguir sorprendiendo e innovando, en todos los ámbitos en que se lo proponga.

Con sus lentes HoloLens, Microsoft propone una “realidad aumentada”. Esto podría traducirse como, la realidad misma + el acompañamiento de hologramas.

Los más entusiastas, como por ejemplo Frank Gillet de Forrester, se animan a anunciar una revolución tecnológica de la mano de HoloLents, por “ofrecer una nueva plataforma y una experiencia informática a escala de la primera PC y del lanzamiento del iPhone”.

Por la poca información que ha trascendido, en hotmail iniciar sesión supimos que será versátil ya que su campo de aplicación será tanto hogareño como profesional o laboral.  El dispositivo serviría para introducir experiencias de realidad virtual, por ejemplo brindando apoyo técnico a través de video llamadas (enseñando por ejemplo cómo cambiar un enchufe), o para ayudar a los niños a realizar sus tareas escolares.

Otro de sus usos futuros, como postulan algunos investigadores tecnológicos, podría vincularse al diseño de un objeto para su posterior impresión en 3D.

Aunque además de estos campos, Microsoft promete que sus  gafas participarán de un proyecto más ambicioso. Su idea es que los lentes puedan teletransportar a los científicos en la exploración espacial. De este modo Microsoft podría brindar cooperación a la agencia espacial de Estados Unidos.

Las dificultades que deberá sortear HoloLents

Más allá de lo novedosa o revolucionaria que pueda presentarse esta combinación entre realidad y holograma, habrá que ver cómo funciona en la práctica y cuál es el grado de practicidad y uso que los consumidores podrán darle. Toda novedad es indiscutiblemente llamativa, pero también puede ser efímera. A largo plazo, lo que termina perdurando es aquello que llega a ser útil, por permitirnos hacer algo que antes no era posible. Y esto es lo que terminan eligiendo los usuarios.

Sumada a la función hay otra variable: la económica, que no podemos dejar de mencionar. El precio del dispositivo será otro de los determinantes de su éxito o fracaso. De este factor dependerá si las gafas serán un dispositivo posible de ser comprado para uso hogareño o será una exclusividad que muy pocos puedan pagar, y quede limitado al uso científico.

En este sentido, recordemos que Google debió suspender la venta de sus lentes interactivos debido a que, por su alto costo, no recibieron la demanda esperada en el mercado.

Otro de los obstáculos con los que las gafas de Microsoft podrían encontrarse es la negativa de los usuarios de utilizar un dispositivo externo que funcione de mediador entre ellos y los efectos que esperan lograr.

Por el momento, nos quedamos con estos pequeños adelantos que Microsoft ha dejado trascender, luego de haber estado trabajando en secreto durante casi cinco años.

Mientras esperamos que las HoloLens lleguen finalmente al mercado, seguiremos analizando todas las novedades con las que Microsoft intenta, y seguramente logrará, seguir innovando y sorprendiéndonos.

No hay comentarios.: